Fuente: laverdad.es

Ciudad Real, 9 ene (EFE).- Santos Cirujano, científico del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha asegurado que el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel necesita en el futuro tener garantizados unos niveles y una calidad de agua adecuados, para asegurar que el humedal pueda alcanzar su equilibrio ecológico.

En una entrevista concedida a Efe, este científico especialista en el estudio de humedales, ha comentado que el agua en cantidad y calidad es fundamental para que el ecosistema se equilibre y alcance su máxima diversidad biológica de acuerdo con sus características actuales. Cirujano ha señalado que la situación actual del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel es bastante buena, sobre todo si se tienen en cuenta, “que se viene de una situación dramática en la que el parque estaba quemándose y lleno de vegetación propia de barbechos y bordes de caminos”. La escasez de agua ha sido y es una de las principales amenazas del parque, ha reiterado Cirujano, pero ha advertido que también lo es la calidad del agua que recibe.

Ha asegurado que la calidad de las aguas superficiales que ha recibido Las Tablas de Daimiel cuando ha tenido máximos de inundación ha dejado mucho que desear. En este sentido, ha abogado por que haya un mayor control de la calidad del agua, que cuente con un respaldo legislativo “más duro” de lo que es en la actualidad, para evitar la contaminación de los humedales y los ríos. También permitiría evitar que los esfuerzos que se están realizando, -como en el caso de Las Tablas de Daimiel-, para alcanzar un nuevo equilibrio “puedan irse al traste si se produce otro episodio de fuerte contaminación”.

Para Santos Cirujano, la puesta en marcha de nuevas depuradoras que se están terminando y las que se construyan en un futuro próximo en la cuenca del Alto Guadiana deben permitir asegurar una adecuada calidad del agua en los humedales manchegos. Según el científico del CSIC, se está en un momento crucial que hay que aprovechar para tratar de recuperar los humedales que forman parte de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda, trabajo en el que están implicados el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la Confederación Hidrográfica del Guadiana, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Consorcio del Alto Guadiana. El Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG) es, en su opinión, el que debería liderar todas estas actuaciones, puesto que tiene un componente medioambiental muy claro que, si funciona, podría garantizar la recuperación de los humedales.

Ha explicado que en la actualidad están trabajando en proyectos de seguimiento del Parque Nacional y de los humedales manchegos, en proyectos para diseñar sistemas de depuración y actuaciones en las lagunas del Alto Guadiana y en proyectos que estudian otros aspectos de interés medioambiental. El objetivo de estos proyectos de investigación y seguimiento es que puedan contribuir a consolidar una red de ecosistemas húmedos que “sea fiel reflejo de la salud ambiental de su territorio”, ha apuntado el científico. EFE.

Anuncios